La Psicología Integrativa respeta las diferencias individuales y unifica todos los niveles de funcionamiento personal: el afectivo, el conductual, el cognitivo, el fisiológico y el espiritual.
Acudir a terapia no es estar mal: Es quererse y ofrecerse un guía para encontrar la mejor versión de mí mismo.